Aldea Tecno Diciembre 02 2012

Los Tres Negocios.

En una de las entradas más recientes de mi blog, comente una teoría que vengo discutiendo hace rato en mis conferencias, en la que asevero que hoy en el mundo hay en esencia solo tres tipos de negocios a saber:

Plataformas, contenidos y “know How”.

Cualquier negocio es asimilable a este esquema ( hasta ahora no he encontrado alguno que no se apegue al mismo), por ejemplo en un hotel existe alguien que invierte en construirlo creando la plataforma, luego una cadena especializada que tiene consultores que poseen el “know How”, crean los contenidos que serán en esencia los servicios que los huéspedes consumiran.

Por lo general la creación de una plataforma nueva es algo costoso, se necesita mucha inversión inicial y el riesgo es alto.
Los contenidos y el “know how” son menos costosos pero requieren más inversión en capital humano.

Cuando se analizan muchos de los servicios tecnológicos que consumen las personas o las empresas, se puede trazar como el valor a ido cambiando con el tiempo.

Al principio lo más costoso era la infraestructura, el acceso a las redes era caro y escaso (internet, celular…), conforme la plataforma se establece y se vuelve más común, el valor pasa a las aplicaciones ( correo, mensajes, sitios web, Apps para móviles) y por último cuando todo comienza a homogeneizarse, los contenidos empiezan a ser el diferenciador y principal atractor de negocios ( publico, trafico, usuarios…).

El “know How” que al principio fue más obvio y costoso, comienza a esconderse dentro de los servicios que se consumen, pues el usuario no percibe a los expertos “tramoyistas” que sostienen el “entable” de las aplicaciones que usan todos los días, tal como nadie piensa en todo el conocimiento e inversión que hay detrás del simple acto de encender la luz.

Hoy el reto es no quedarnos fuera de la economía del conocimiento, pues al parecer existen países que se limitan a ser los “usuarios” o “consumidores” de todo estos esquemas, vendiendo sus recursos como meros ingredientes para quienes sí saben “preparar la sopa” y nos la venden en cubitos, bolsitas y de cuanta manera innovadora encuentran,

 

 

El Reino de los Contenidos.

Hace muy poco un simpático caballero de Corea del sur decidió subir a youtube su video sobre un particular estilo de baile; al día de hoy lo han mismo casi 900 millones de personas permitiéndole al caballero ser invitado a miles de programas de radio, televisión e incluso a bailar con el secretario general de la ONU quien también es Coreano.

Hace un tiempo más largo, un estudiante de cine de un pais suramericano decide crear un “avance” de una película inexistente, algo que el deseaba compartir con sus amigos; la comparte via vimeo.com para que ellos le dieran su opinion. Tiempo después lo llaman de hollywood para decirle que les interesaba ver la película, cuando él les respondió que no existía que era un proyecto no mas, ellos le propusieron darle el dinero para que la hiciera.

Estos ejemplos entre muchos que se podrían citar, son un ejemplo de lo que estamos viviendo ahora, “el reino de los contenidos”. Cada vez es más obvio que si se desea generar un producto o servicio que triunfe, se debe hacer énfasis en el tipo de contenidos que el mismo entrega a sus consumidores.

Las plataformas son cada vez más homogéneas y el concepto de “sobre demanda” que reza que los usuarios eligen cuando, como, donde y en qué dispositivo quieren consumir algo, está cada vez más imbuido en el inconsciente colectivo.

Eso explica cosas como que un jueguito para móviles, donde uno dispara “pajaritos enojados”, termina convirtiéndose en un programa de televisión, camisetas y cualquier cosa mientras la gente lo siga considerando pertinente.

El nuevo valor es ahora saber cuanta gente desea ese contenido, tener de la forma más exacta posible el perfil de ese consumidor pues mientras más se lo conozca, mejor se sabe de qué otra forma desea recibir el contenido y que otros contenidos le son pertinentes.

¿De donde sales los contenidos que la gente desea?, ¿ como hago para saber donde nacen esas ideas, que luego serán los contenidos que la gente quiere?, pues la respuesta es tan obvia que parece no serlo…hay que invertir en las denominadas “industrias creativas y culturales”, es allí donde está la cantera para la generación de contenidos relevantes y por los que la gente estará dispuesta a pagar.

No es casual que los países con alta inversión en cultura, sean quienes lideran la denominada “economía creativa”, son países que han creado un ecosistema emprendedor que alienta la creación de conocimiento, tienen leyes de fomento de la ciencia y la cultura, además de bancos y fondos de inversión que entienden e invierten en la “próxima idea genial”.

¿En que punto estan nuestros paises? , ¿somos generadores de contenidos o meros consumidores pasivos?, debemos estar concientes que tal como el coreano de nuestra historia inicial si producimos un contenido que la gente quiera, nuestro mercado es global.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s